Malena es un nombre de tango

Malena es un nombre de tango es un libro único y que me ha acompañado todos estos años aportándome en cada lectura un poco más de conocimiento sobre mí misma, y sobre el mundo en el que vivimos y como la misma experiencia se ve diferente con la perspectiva de la edad.

Es uno de los mejores libros de su autora, Almudena Grandes, escritora española licenciada en geografía e historia y que se hizo famosa gracias a su novela Las Edades de Lulú.

El libro fue destripado en el cine por Gerardo Herrero en 1996, convirtiendo una historia de lucha y autocomprensión en un viaje pseudo-erótico que pierde todo el espíritu de la novela y en el que lo único destacable es el acierto de poner a Ariadna Gil en el papel de Malena.

Breve resumen de la obra

Malena, es una niña melliza, aunque no se le parece en nada a su hermana Reina. Las dos, no se llevan nada bien, Reina es bastante mala, y Malena la suele evitar. Malena durante mucho tiempo conservó la sensación de haber nacido por error. Además, pensaba que hubiese sido mejor nacer niño, así le hubiera resultado más fácil vivir en un mundo equivocado.

Malena vive en Madrid rodeada de su familia, su hermana melliza, su madre, su padre, su abuelo materno y la criada, Paulina. Malena quiere mucho a su abuelo, ya que piensa que como él tiene la sangre de Rodrigo y ella también la ha heredado, son muy parecidos. Su abuelo era muy cariñoso con ella, ya que ella le recordaba mucho a su hija Magda que se había puesto los hábitos. Malena, de pequeña compartió grandes momentos con su abuelo, e incluso éste le contó las grandes andanzas que habían tenido sus antepasados. Un día, su abuelo le pidió que nunca enseñara a nadie ni hablara de lo que iba a regalarle, era una esmeralda, una de las joyas que quedaban de Rodrigo; esto iba a salvarle la vida a Malena algún día, según dijo su abuelo.

Su tía Magda hermana melliza de su madre, era una monja y trabajaba en el convento de la escuela. Malena siempre la había odiado de pequeña, por la extrañez que sentía hacia ella y por la misma apariencia a su madre. Pero, como fue creciendo Malena más pudo conocerla, y a prender a quererla; supo que no era igual que su madre, aunque eran mellizas, y que ella también debía de tener la misma sangre de Rodrigo. Dejó los hábitos y se largó de allí para poder huir de toda su familia, pero sin perder el contacto con Malena; le regaló un diario de despedida, para que así escribiese todo lo que le ocurriera.

Era verano, y tenían que desplazarse hasta Almansilla. Allí tenía una casa muy grande donde iban a pasar el verano toda la familia. Malena ya era toda una jovencita, e iba a estudiar al instituto. Su hermana Reina, siempre salía con sus amigos y primos para divertirse, pero Malena no salía mucho.
Reina, ya había experimentado bastante con chicos, pero Malena no tenía ninguna prisa. Un día, salió con sus amigos, y se encontró con un nieto de su abuelo; éste había tenido otras relaciones con una mujer, Teófila. Fernando, que es así como se llamaba el joven, vivía en Alemania y había venido a pasar el verano. Malena, pudo conocerlo bastante y enamorarse para llegar a tener una relación con él. Pero las cosas no salieron como ella esperaba, ya que Fernando se marchó a Alemania sin apenas darle una explicación de su abandono.

Se estaba terminando el verano y todavía no sabía nada de él. El abuelo de Malena estaba ya en las últimas, y Malena al quererle tanto empezaba a preocuparse. Su abuelo murió, y en esto vinieron los familiares de Fernando, Teófila su abuela y el padre de Fernando, para el testamento, aunque esperó también que hubiese venido Fernando.

Malena, empezó a estudiar en la universidad, filología inglesa. Conoció a bastantes hombres durante los estudios, pero a ninguno tanto como a Santiago, que seria con el que se casaría. Terminó la carrera y empezó a dar clases de inglés, a Santiago le dio clases y así empezó a conocerlo más. Se casaron, y su hermana Reina empezó a tener bastante envidia de su hermana y como no celos, por haberse casado con un hombre tan guapo. Reina se relacionaba con una mujer Jimena, pero acabó liándose también con el marido de ésta, Germán. Malena se llevaba bastante mal con Santiago, ya que no le encontraba divertido, ni provechoso en la cama, era como si se tratara de un hijo suyo.

Pasó algún tiempo y Reina se había quedado embarazada de Germán, y aunque su hermana le comentó que si era una buena idea tener un niño, ésta dijo que sí. Al cabo de poco tiempo Malena se quedó embarazada y no le gustó mucho la idea, pero decidió tenerlo. Reina había tenido una niña a la que puso por nombre Reina, más tarde nació el niño de Malena y le puso el nombre de Jaime, como el de su abuelo y el de su padre, por el dicho de que Jaime era nombre de un valiente conquistador.

Bueno no os sigo comentando nada más por si queréis leerlo, solo os daré mi opinión en lo referente a esta historia.

Mi opinión

Esta historia me ha encantado sobre todo porque me he visto bastante reflejada en ella. El pensar de Malena y la manera de relacionarse con la gente de pequeña, ya que igual que yo permanecíamos bastante con nuestro abuelo, y a mi también me regalaba cosas, no tanto como esmeraldas pero si un gran cariño.

Es un libro maravilloso, escrito con una pasión que se transmite perfectamente al lector, haciendo que mientras lo lees, llegues a crear una conexión muy especial con el personaje.

Lo recomiendo mucho, porque creo que todos podemos sacar reflexiones muy interesantes del libro.

Deja un comentario