Elantris

Una buena obra para los que les guste el género de fantasía, una historia sobre Elantris, la ciudad de los dioses y la magia.

Contenido de la reseña

Argumento

Imagine por un momento una gran ciudad habitada por semidioses, con poderes para curar enfermedades, con la bendición de la longevidad, la belleza, la sabiduría… sin que el hambre, la sed y todas las necesidades humanas puedan esclavizar a sus habitantes. Esa es Elantris, capital del reino de Arelon, reverenciada y amada por todos los países. La Shaod, la transformación, toca con su mano tanto a poderosos como a humildes, convirtiéndolos en seres privilegiados, en poderosos elantrinos. Eran otros tiempos.

Desde hace 10 años Elantris se encuentra prisionera en un profundo abismo, repleto de podredumbre, lodo, cieno, donde la luz ha huido para dejar paso a la más terrible oscuridad. La vieja ciudad se encuentra perdida, sin esperanza. La Shaod ya no torna en dioses a los hombres si no que los maldice. Ya no encuentran descanso ni alivio y cualquier pequeño rasguño se les antoja el peor de los sufrimientos. Son seres perdidos para el mundo.

La maldición de la Shaod también ha llegado a la realeza. El joven príncipe Raoden, heredero de la corona de Arelon, sufre en sus carnes el poder destructivo de Elantris. Su cuerpo se llena de manchas, síntoma inequívoco de que pronto no será dueño de su cuerpo. Cuando en palacio se conoce su desgracia, es enviado con solo una cesta de comida al interior de Elantris, fortaleza protegida por altos muros de piedra y guardianes en sus puertas. El que allí entra no sale jamás. Raoden intentará descubrir el por qué de esa maldición, mientras en el exterior su prometida Sarene luchará por mantener al reino de Arelon lejos de la amenaza del Imperio Fjordell, su más encarnizado enemigo.

Personajes

Acostumbrados a que después de El Señor de los Anillos pocas cosas nos sorprendan, Brandon Sanderson nos emociona y entretiene con una novela de dioses venidos a menos. Los personajes principales, Raoden y Sarene, nos implican muy fácilmente en sus historias personales. Además contamos con una tercera voz, la del representante del culto derethi, Hrathen, uno de los malos de la historia, que nos permite saber de primera mano los planes secretos del Imperio Fjordell.

Nuestra historia comienza con un príncipe, Raoden, prometido en matrimonio con la princesa de un reino vecino, Sarene. El «vivieron felices y comieron perdices» se trunca antes de la llegada de su prometida, cuando Raoden despierta una mañana siendo elantrino. El rey abandona a su propio hijo a su suerte en Elantris y oculta su vergüenza porque su descendiente haya sido maldecido por la plaga, haciéndole pasar por muerto.

Así la historia se desarrolla en tres frentes. Por un lado Raoden trata de sobrevivir en Elantris y tratar de descubrir porqué lo que antes era una bendición, ahora es la peor de las enfermedades.

Por otro Sarene, viuda antes de casarse, intenta de hacerse un hueco en la corte, ya que debe conseguir el apoyo del reino para ayudar a su propio país que se ve amenazado por la guerra.

Por ultimo un extraño monje perteneciente a una orden que trata de conquistar el mundo, tiene como misión tomar el control del país de forma pacifica. Si no lo consigue en el plazo fijado, el país será arrasado sin piedad.

Opinión

Muy bien contada, el único problema es el salto de personaje en personaje. Conforme avanza el libro, lo único que consigue es que terminemos por desear saber más de uno de los personajes (en mi caso Raoden). De todas formas merece la pena esperar para descubrir el fabuloso desenlace.

Deja un comentario