Alto riesgo

Ken Follet es un autor de Best-sellers y cada año aproximadamente saca un titulo para que salga en todas las listas de ventas. Claro que hay que excluir de esta secuencia de libros «Los pilares de la tierra» pero en lo sustancial los hechos son así.

Parecía que Follet había abandonado sus libros de espionaje y contra espionaje pero ahora ha vuelto. Ha vuelto a la segunda guerra mundial y al mundo de los espías. Ahora ya tiene en el mercado otro libro y como este tengo entendido que su personaje central es femenino, por lo menos eso creí entender en una entrevista que le hicieron en lo mas plus.

Pero vamos a por el libro «alto riesgo» nos sitúa en los dias anteriores a uno de los hechos más importantes de la segunda guerra mundial. Se esta preparando el desembarco de Normandia. Los alemanes saben que se esta preparando la invasión de Francia, pero desconocen el momento. Y los ingleses se están preparando de manera rápida y lo más silenciosamente posible.

Esta historia se centra en la Francia ocupada por los nazis y los espías ingleses, a dónde pertenece nuestra protagonista, Felicity Clariet, más conocida por sus amigos por Flick, y por sus enemigos por su nombre en clave, Tigresa.

Flick es toda una leyenda dentro de la resistencia francesa, apenas tiene más de treinta años y es pequeñita, pero musculosa, a primera vista nadie diría que es uno de los agentes británicos que más tiempo lleva en activo, la mayoría no logra sobrevivir, pero ella lo está logrando, algo que le debe agradece a su aguda intuición, que la ha salvado en multitud de ocasiones.

Flick está casada con otro agente británico, Michael, también miembro en activo, pero bastante mujeriego, y le ha sido infiel a Flick en innumerables ocasiones, pero es que su atractivo y labia hacen sucumbir a cualquier mujer, y desde que se casaron apenas han podido estar mucho tiempo juntos, no hay sitio para el amor cuando media Europa está en guerra. Michael es también uno de los más importantes miembros de la resistencia, y se le conoce con el nombre en clave Monet.

La principal misión de Flick y Michael es volar una de las centrales telefónicas más importantes de la GESTAPO, para que así no se pueda rearmar el ejercito alemán y que la invasión, que está muy próxima, tenga más posibilidades de éxito, pero la primera intentona resulta un bochornoso fracaso, muchos miembros de la resistencia mueren y otros son capturados por la GESTAPO, un desastre en toda regla, pero Flick sale ilesa, aunque Michael no, y debe volver a Londres para informar de lo sucedió, pero ella no ceja en la idea de volar la central, a pesar de que es como un cuartel general, y esté altamente vigilada, pero si esa central no cae la invasión podría ser inútil, aunque a ella se le ha ocurrido una idea descabellada y desesperada, pero que podría resultar, consiste en enviar a otro equipo, pero en esta ocasión debe de estar compuesto íntegramente por mujeres, las mujeres pasan más desapercibidas que los hombres, los oficiales alemanes no sospecharían de ellas.

Su plan consistía en suplantar a las empleadas de limpieza que se encargan de limpiar las instalaciones del cuartel en donde esta instalada la central eléctrica, Flick se las había ingeniado para robarle el pase a una de ellas, y de esta manera poder falsificar los pases de ella y su equipo, pero el alto mando no las tendrá todas consigo, y no ven con muy buenos ojos esta nueva idea de Flick, queda muy poco tiempo para prepararlo todo, y sería imposible localizar a todas las mujeres cualificadas para dicha misión, por lo que Flick tendrá que buscar su equipo en un tiempo record y conformarse con lo que los demás no han querido, mujeres que no han sido admitidas en el ejercito por diferentes motivos, y ninguno de ellos buenos, y debe poner su vida en sus manos, la cosa pinta bastante negra, pero habrá algo peor a lo que se deba enfrentar Flick, al interrogador de la GESTAPO Dieter Frank, experto en sacar toda la información que desea de sus detenidos, todos acaban hablando, sólo tiene que buscar la manera más rápida de que lo hagan. Dieter convertirá en una obsesión personal el dar caza a Flick, la rastreará, vigilará e investigará, cualquier cosa con tal de poder interrogarla, con su testimonio podrá desmantelar a toda la cúpula de la resistencia francesa, y no está dispuesto a dejar que se escape entre sus dedos.

La perspectiva con que se nos presenta esta nueva visión de la segunda guerra mundial, ( y van…), se agradece, pero sólo es una cortina de humo, ya que el libro cae, poco a poco, en todos los convencionalismos imaginables hasta la fecha, los buenos contra los malos, y se justifica hasta la saciedad cualquier acción cometida desde el bando de la resistencia, en contra del trato que reciben las acciones del torturador alemán, al que desde el principio se le presenta como un ogro al que tenemos que odiar desde el comienzo del relato, sin dar oportunidad a que este sentimiento nazca por si mismo, porque creo que muy poca gente se iba a identificar con su actitud y sus acciones, pero el autor no nos da ni la más mínima oportunidad, el solo ejerce de Dios divino y nos encasilla a los personajes, absolviéndoles o condenándoles.

La historia es bastante previsible, sobre todo la primera parte del libro, sin tener que usar mucho la imaginación puedes prever todos los pasos que van a seguir los personajes, aunque cuando nos van presentando a las futuras componentes de este equipo, las “grajillas”, es su nombre en clave, la cosa cambia, cada una es como una pequeña brisa de aire fresco dentro de la historia, con unas personalidades muy definidas, y que, inevitablemente, hará que las tensiones entre ellas estén a flor de piel, algo muy peligroso cuando tienes que confiar en ellas para salvarte la vida.

Pero, a pesar de todos sus convencionalismos, el libro resulta bastante entretenido y se lee muy a gusto, se nota la experiencia de su autor, demasiado acostumbrado a que sus obras estén siempre en las listas de los bestsellers, arriesgarse un poco no le viene mal a nadie, es algo que el señor Follet debería plantearse de vez en cuando y no acomodarse en historias un tanto descafeinadas.

En esta novela nos encontramos espionaje, nos encontramos con la lucha soterrada por predominar entre Dieter y los mandos de la Gestapo, con torturadores sádicos e implacables que destrozaban cuerpos y mentes para conseguir información. Pero también con historias de amor, sacrificios desinteresados y mucha acción en una persecución implacable a través de Francia puesto que Dieter hace de la captura de Flick algo personal.

Es una novela que se lee de un tirón con las dosis justas de todo y el atractivo de tener como protagonistas un puñado de mujeres. Una especie de homenaje para las mujeres que formaron parte de esa gran lucha que fue la segunda guerra mundial. Buena lectura para este verano si todavía no se ha leído y si no siempre esta la nueva novela

Deja un comentario